Destino Indianápolis, parte I

22:10 Bruno Ortiz B. 4 Comments

El Decano me asignó cubrir la Feria de Internacional de Ciencias e Ingeniería de Intel, ISEF 2006, que se realiza del 7 al 13 de mayo en la ciudad estadounidense de Indianápolis, en Indiana.
El anterior viaje que hice por motivos profesionales fue a la Antártida, pero pese a lo inhóspito del lugar confieso que más reparos tuve en cumplir esta nueva comisión, pues se trataba de mi primera vez en los yunaites. El motivo de mi recelo radicaba en dos factores principales: Primero, que el viaje lo iba a hacer completamente solo (al polo sur fui junto a otros peruanos), y segundo que viajaba haciendo escala y el horario entre mi arribo y la partida de la conexión no me daban tiempo para cometer ningún error.










Aún así, cogí mis maletas y me fui al aeropuerto. El vuelo 247 de Delta que me llevaría de Lima a Atlanta partió a las 12:40 del Jorge Chávez. Por esas cosas del clima, de las más de 7 horas que duró finalmente el viaje por lo menos cuatro pasamos con turbulencia, por lo cual solo pude cabecear esporádicamente.
El vuelo debía llegar a las 8:03 horas a la capital Georgia, sin embargo eran las 8:44 y aún seguía en el pasillo del avión, con mi equipaje en la mano y con las leyes de Murphy dando vueltas en mi cabeza (claro, tenía que volar para abordar el próximo avión sin problemas y me ponen casi en la cola del avión y se demoran más de 15 minutos en bajar de la nave a los tres ancianos que viajaban en los primeros asientos de la clase turista).
Allí empezó mi carrera. Tras dejar la manga pasé corriendo las tres bandas eléctricas que hacen que uno avance sin caminar (me hizo recordar el final de una escena de Harry y Sally) y que permiten a los pasajeros abandonar la zona de arribos del inmenso aeropuerto de Atlanta.











Algo cansado llegué a migraciones. Llegué a una cola que estaba pequeña y esperé. A mi turno, el oficial fue amable aunque demoró un poco.
Faltaban 3 minutos para las 9 de la mañana y mi conexión a Indiana salía a las 9:33. Bajé unas escaleras y seguí corriendo hasta llegar a Aduanas. Pasé rápido el control, que pese a todas las nuevas normas (como sacarse los zapatos) fue más amable que el de Lima (por poco no me catearon).
El reloj marcaba ya las 9:18. Bajé más escaleras y le pregunté a una amable morena por donde debía seguir. Me dijo: “Su puerta es la B30, suba al tren y baje en la tercera parada”. Recordé que mi esposa y mi hermano me habían advertido del tren al interior del aeropuerto (no les dije que era inmenso?) Abordé el bendito tren (del que pueden ver más en el video que está debajo de este post) y esperé a la tercera parada.
Llegué a la zona B y ahora debía buscar la puerta 30. Subí unas escaleras y me di con la sorpresa que estaba en la puerta 20. A seguir corriendo. Diez puertas después, con la camisa afuera, las maletas en la mano y el corazón en la boca, entregué el boarding pass y entré al avión.
Apenas coloqué mi maleta en el compartimiento superior, me quité la casaca y me senté a descansar, la gorda aeromoza nos dio la indicación de abrocharnos los cinturones y empezó a señalarnos las salidas ante alguna emergencia. Creo que solo me estaban esperando a mí.
  • Video: Conozcan cómo es el tren al interior del aeropuerto de Atlanta
Video: Youtube.com (cortesía en la ubicación de María Pastora Sandoval)
Fotos: Cellular-News.com, Atlanta-Airport.com










4 comentarios:

Sam dijo...

Ay Brunito... hay que comenzar a hacer ejercicio pes... sino a este paso vas a perder los vuelos... jajaja. Ojalá ke todo este chevere por allá.

Pedro Acuña dijo...

jajajajja!!!... ta mare tío!, tenemos que "participarnos" las anécdotas de viajes!!... a mi me pasó algo parecido en el aeropuerto de Milán!.. la diferencia entre Atlanta y Milán es que el inglés digamos no es su idioma oficial!!... bromas aparte... Felicidades x la designación... viajes de este tipo, creo q no se lo dan a cualquiera. Me da mucho gusto por tí mi bro.

¿Y el video? :P

Bueno, yo también me referí al trencito y al aeropuerto de Atlanta en un post... es que es impresionante... ¿te diste cuenta de la fila que había para aterrizar y para despegar? Un error y caput...

¡Un gusto de leerte! y te seguiré desde Chile...

Ese video no sé dónde lo he visto :P