El verdadero código lo descubrí en el UVK

19:24 Bruno Ortiz B. 1 Comments

Por fin, después de mucha espera, pude ir al cine para ver El Código Da Vinci. En mi caso, ya había leído el libro y esperaba con muchas ansias, como tantos, la versión cinematográfica a manos de Ron Howard.



































Pese a que la película fue vapuleada por todos lados y en todos los idiomas, en lo particular no me pareció mala. Es una película entretenida, pero no contundente. Más bien, me sirvió para descubrir algunas cosas de las que no me había percatado tras leer el polémico y muy vendido libro de Dan Brown.

Una cosa quedó clara para mí: la falla no es de la película, sino de la historia original. Viendo fríamente las cosas y a la distancia, puedo reconocer que en realidad uno queda deslumbrado con la novela no porque sea una obra maestra, sino por los datos con los que se fundamentan muchas afirmaciones que acompañan a la historia principal. Pero, es esa historia principal la que realmente no tiene nada del otro jueves.












Descubrir página a página de qué se trata El Priorato de Sión, conocer a los Templarios, saber cuál fue el origen del Viernes 13 o enterarse de las diferentes teorías sobre la divinidad femenina y otros temas que, en la novela, ponen en duda algunas afirmaciones que defiende el catolicismo, es lo que nos llama la atención y nos deja maravillados (en lo particular, a mi me dejó con muchas ganas de buscar más información para comprobar si esas historias y versiones son serias o tienen mayor fundamento). Pero la historia principal, la persecución y todo eso… seamos francos, no es nada del otro mundo.

¿Y qué sucede cuando una historia simple, que basa su éxito en toda la información adicional que la acompaña, la llevas al cine? No te convence y te aburre. Y eso es lo que ha sucedido ahora. Mucha gente –en particular quienes no han leído el libro- se pierden en la narración por la cantidad de detalles que se cuentan para fundamentar las teorías en las que se engancha la historia. Y la película ha sido, en lo posible, muy fiel al libro. Pero sostengo que si se hubieran separado de la trama, incluyendo más persecuciones, más peleas, más balazos y todo eso la opinión de la gente hubiera sido más favorable.











Tom Hanks me pareció correcto en el papel de Robert Langdon, pero estoy seguro que existe algún otro actor que hubiera hecho al personaje más convincente (propón a tu candidato dejando tu comentario). Coincido con aquellos que han criticado a Audrey Tautou. Efectivamente no mueve la cara durante toda la película (me hizo acordar al acartonado Di Caprio en Titanic). Una lástima, pues me gustó en Amèlie. Me parece que estuvo más preocupada en decir su texto en correcto inglés que en actuar bien. Y allí creo que hay responsabilidad del director. Sin embargo, los recursos usados para transmitirnos algunos detalles o facilitarnos la información de la trama me parecieron adecuados.

Sin duda, las mejores actuaciones fueron las Ian McKellen y Alfred Molina. Eso sí, me pareció que al personaje de Silas (Paul Bettany) le faltó más fuerza.

Fotos: Sonypictures.com


1 comentarios:

Ivan dijo...

Me parece muy clara tu apreciación de la historia, todo el exito de la novela se basa en que agarra mal parados en materia de conocimientos, a muchas personas y en lugar de despertar la cusiosidad por la verdad muchos asumen lo que se dice como cierto y ahi chocan con su pequeña y maltrecha fe. La novela es buena por lo tanto la pelicula dificilmente podria ser mala, sobretodo con un director como el "rojillo" en le papele de langdon, bien podria haber estado un Harrison Ford, George Clooney y hasta me animaria por un Sean Conery, para la "heredera" si bien no hay mucho que darle al personaje bien podrian haber conseguido a alguien con mayores recursos.... salvo mejor opinión