Exactamente igual que hace 16 años

20:35 Bruno Ortiz B. 0 Comments

En tono de broma, se la canté a un amigo: "Hoy pierden los argentinos, están con el mismo color de uniforme que usaron en la final del 90". Sinceramente quería que ganen los argentinos, pero sabía que eso no pasaría.
Como ya he comentado antes en este espacio, la versión que Argentina presentó para este Mundial es la que más me ha entusiasmado en los últimos años. Se les notaba otro sentir, otras ganas. Sin embargo, como también escribí, a los alemanes se les ve concentradísimos, metidos en la idea de que deben ser campeones. entir, otras ganas, y como ya dije,
El primer tiempo fue muy trabado, muy pensado, muy de técnicos… horroroso para el espectador. En el segundo tiempo las cosas cambiaron. Se abrió un poco más el juego y llegaron los goles. Después mucho ímpetu, cambios inexplicables (muchos hinchas no entendieron los hechos por Pekerman) y se acabó el tiempo.
Jens Lehmann le tapó la boca a quienes aún pedían (entre los que me incluyo) a Oliver Kahn y demostró ser mucho más que el argentino Leo Franco. No exagero. El alemán se lanzó hacia todos los balones en los penales, y atajó un par. Por su parte, Franco se lanzó en cada disparo tanto como yo lo hago.

El final de siempreNo me cansaré de decir que este equipo argentino fue el mejor que he visto en mucho tiempo. Pero ya después del pitazo final, fueron los propios jugadores quienes se encargaron de dejar en claro que, pese a todo nunca dejarán de ser los mismos.
La bronca del final –justificada o no- solo sirve para reforzar los fundamentos de aquellos que dicen que los argentinos no saben perder.
No quiero hacer de pitoniso, pero estoy seguro que el próximo Mundial encontrará a los equipos grandes plagados de jóvenes (como por ejemplo Argentina y España) que hoy, una vez más, se quedaron en el camino.



Video: Youtube.com


0 comentarios: