La sonrisa de Zizou, o el viejito que jubiló a las estrellas

17:42 Bruno Ortiz B. 0 Comments

Save the best for last, dice una canción de Vanessa Williams. Y parece que fue escrita especialmente para el francés Zinedine Zidane. Antes del partido en cuestión, predije –en tono de broma- que sería la venganza de Brasil (por la final del 98). Pero me equivoqué. Confieso que me dio pena, pues como muchos me he (mal) acostumbrado a colocar –sin que se haya jugado un solo partido de cualquier competencia- a Brasil siempre en la final. Pero siendo sinceros y justos, jugó Francia.












Y me cuesta decir eso, porque estoy totalmente en contra del entrenador Domenech. Y eso causaba en mí un conflicto: Deseaba el triunfo de los Bleus por Zidane, pues considero que se merece terminar su carrera por todo lo alto, quizás no en la final, pero sí dejando todo en la cancha, en un partidazo. Esos son los mismos motivos por los que mis energías positivas están siempre con Portugal, pues considero que Figo se merece despedirse de los mundiales y su selección con una actuación inolvidable. Pero también quería que los franceses pierdan. La razón se apellida Domenech.
Sin embargo, este mezquino hizo que me mordiera la lengua. Planteó bien el partido, organizó bien las labores defensivas y cuando un brasileño recibía el balón ya estaba con dos o tres franceses encima, con lo cual aburrió, desesperó y, finalmente, venció al scratch.
Se habló mucho antes del partido y antes de empezar el Mundial. Que Brasil ya era campeón, que era el Mundial de Ronaldinho y que Ronaldo estaba gordo. También que Francia tenía el fantasma de su desastrosa actuación del Corea-Japón 2002 y que Zidane ya debía empezar a sacar sus cosas del camerino.
Con cada partido la prensa se entretenía recordando los récords que rompían Cafú y Ronaldo, y criticaba duro esperando la magia de Ronaldinho. Esa misma prensa golpeaba a los franceses criticándole su actuación en los primeros partidos, la testarudez del entrenador de no hacer jugar a Trezeguet. Ah, y me olvidaba, esa misma prensa no se olvidaba que eran los últimos días de Harry Potter como profesional.
Remitiéndome estrictamente al partido, no cometeré la exageración de decir que los de amarillo parecían el Unión Minas, pero sí fueron un equipo con muy pocas ideas y, sobretodo, muy poco espacio para crear. Ronaldinho nunca apareció, Cafú con su extraordinario físico pese a su edad estuvo demasiado ocupado en la marca, Kaká remaba solo, y Roberto Carlos tenía la obligación de cuidar más su marca. Es allí cuando aparecieron Zidane, Vieira, Makelele y Ribary. Simple: Francia fue más y Brasil, de vuelta a casa.
Espero que me puedan disculpar lo extenso de este post, pero creo que un partido como ese lo ameritaba. Pase lo que pase, la próxima semana, creo que Zidane ya puede colgar los chimpunes sin que nadie le pueda reclamar nada.


Video: Youtube.com
Foto: http://espndeportes.espn.go.com/


0 comentarios: