Hace diez años hubo en Atlanta una bomba y un error

16:25 Bruno Ortiz B. 1 Comments


El 27 de julio de 1996, dos minutos antes de la 1 de la madrugada, el número de emergencia 911 recibió una llamada que alertaba sobre la existencia de una bomba en el Parque Centenario de la ciudad de Atlanta. Allí se desarrollaban los Juegos Olímpicos. Quien dio la voz de alarma, un vigilante de seguridad a medio tiempo que fue elevado a héroe y en un par de días condenado erróneamente.











"Hay una bomba en el Parque del Centenario. Tienen 30 minutos". Exactamente a la 1:20 de la mañana explotó la mochila ubicada en el céntrico parque, que mató a dos personas e hirió a otras 111. La sombra del setiembre negro en Múnich en el 72 se cernía sobre Atlanta 24 años después.

Richard Jewell fue quien hizo la llamada. Y tras ser considerado inicialmente como un héroe, un error de un medio de comunicación lo convirtió en villano y casi le arruinó la vida. Fue el vigilante quien vio la mochila y dio el aviso a la Policía. Sin embargo, no se despejó el área a tiempo. Una mujer murió a causa de las esquirlas, mientras un hombre no resistió y murió de un ataque cardíaco.

Como era de suponerse, los medios de comunicación locales estaban más interesados en descubrir al autor del atentado que en continuar con la cobertura de los Juegos Olímpicos.

De nada valió que el entonces presidente Bill Clinton le diera un agradecimiento personal. Bastó que el diario más influyente de la ciudad “The Atlanta Journal – Constitution” publicara un artículo en el que aseguraba que Jewell se había convertido en el centro de la investigación federal.

Los noticieros hicieron eco de la primicia y al día siguiente casi todos los periódicos más importantes del país abrieron con esa noticia, a excepción de The New York Times. Así, Jewel pasó a ser el principal sospechoso para el FBI de haber cometido el atentado.

Tres meses duró el suplicio. Tras ese lapso de tiempo, el fiscal emitió un comunicado negando oficialmente que Jewell fuera un sospechoso, pero aquellos tres meses fueron un infierno para el hoy ex guardia, que ya no pudo quitarse el estigma de encima.

Recién cinco años más tarde, en 2001, fue capturado en Carolina del Norte Eric Rudolph, un extremista de derecha que ya había puesto tres bombas en Atlanta. Hoy cumple cadena perpetua. ¿Qué opinas sobre la labor del periodismo en estos casos?

* Publico este post hoy, porque tuve una experiencia cercana con respecto a ese atentado y quiero aprovechar que mañana es la fecha central para ingresar una nota un poco más personal sobre el mismo tema.


Enlaces de interés
Foto: Wikipedia


1 comentarios:

Alfredo dijo...

no sabia lo del pata que llamo

ahora yo vivo en atlanta y he regresado en el tiempo

no puedo creer lo del AJC (atlanta journal constitution)

el periodismo puede cambiar vidas

pero uno nunca se pone a pensar