Hace diez años hubo en Atlanta una bomba y un error, parte II

22:11 Bruno Ortiz B. 5 Comments


Hace 10 años me había apoderado del cuarto de mi hermano, pues estaba de viaje –lo habían mandado a cubrir los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996-. Como ya me había hecho costumbre (más aún aprovechándome de la única conexión con cable en casa de mis papás), me quedé viendo tele hasta muy tarde. Antes de decidir que era muy tarde ya, hice un último “zapping” hasta que me topé con CNN y sus breaking news. Atentado con bomba en Atlanta. Mi hermano estaba allá. Es muy tarde y no puedo despertar a mis papás.













Con mis pobres conocimientos en ese entonces del inglés, traté de descifrar qué decían los periodistas de la cadena internacional. Estaba muy angustiado y aunque quería tener noticias de mi hermano, sabía que lo más probable (por estar bien avanzados en la madrugada) era que no llamara.

Sin embargo, un poco más tarde llamó. Contesté rápido para que nadie en la casa se despertara. Me dijo que todo estaba bien, que no había estado cerca del lugar de la explosión y que todo era un caos. Me pidió que les diera esas noticias a mis papás y prometió seguir en contacto. Como era lógico, mis papás se despertaron y les conté de la bomba y también de la llamada de mi hermano para que se tranquilizaran.

Como testigo de excepción, pedí a mi hermano que escribiera algunas líneas sobre lo que vivió en Atlanta. A continuación reproduzco su versión:
Tenía 27 años cuando fui a los Juegos Olímpicos de Atlanta. Recuerdo que cuando mi jefe de entonces, Lucho Muroya, me dijo varios meses antes que había sido designado para viajar, la noticia me sorprendió. A duras penas contuve mi nerviosismo y le dije que se lo agradecía, pero consideraba que no era la persona adecuada para viajar. Un amigo de la sección, Patrick Espejo, se había especializado en olimpismo, además conocía a los deportistas y a la plana dirigencial, así que era lógico que él viajara. "La decisión está tomada", replicó Lucho, así que tuve que aceptar.

El atentado me sorprendió en la cama del hotel donde me hospedaba. Ese día, no recuerdo porqué razón me fui temprano a descansar. Como miles de personas, yo caminaba a diario por el
Centennial Olympic Park, que de parque en realidad tenía poco porque cada centímetro cuadrado había sido ocupado por los auspiciadores de los juegos. Cada cual había levantado stands gigantescos donde ofrecían sus productos en venta y algunos espectáculos. También había un auditorio al aire libre donde todos los días se presentaban grupos de todo tipo de música, incluyendo al maestro Santana. Por otro lado, el parque era lugar de tránsito obligado hacia un coliseo, el centro de prensa internacional y el edificio central de la CNN, entre otros puntos importantes de la ciudad, así que es fácil imaginar que el lugar bullía de gente a todas horas.

Supe que a los pocos días detuvieron a un hombre y los medios pusieron al descubierto sin piedad su vida privada. Finalmente tuvo que ser liberado porque se comprobó que nada tuvo que ver con el atentado.

Luego del ataque, la seguridad se extremó. El ejército habilitó un corredor con detectores antimetales que atravesaba el parque, por lo que el tránsito se volvió un suplicio (recuerdo que un día un soldado me hizo problemas porque creía que mi laptop era un artefacto peligroso). No obstante, los juegos continuaron desarrollándose con relativa normalidad: la selección peruana de vóley siguió perdiendo,
Carl Lewis obtuvo su novena medalla de oro, Michael Johnson se convirtió en estrella, Muhammad Ali nos hizo derramar algunas lágrimas y los periodistas continuamos quejándonos por el pésimo servicio de transporte y de otras perlitas que hicieron de esos juegos uno de los más desorganizados de la historia. Ese es el otro atentado que hoy nadie recuerda”.
Foto: The Atlanta Journal - Constitution


5 comentarios:

Alfredo dijo...

bueno, inclusive aca los que viven en atlanta piensan lo mismo, que esos juegos estuvieron pesimamente mal organizados

no es la primera vez que EEUU no puede organizar efectivamente un evento tan grande

no sabia que tu hermano conocia a Patrick, el es buen amigo mio y viajo conmigo a Atenas

un abrazo

alfredo

Bueno, Alfredo yo también conozco y soy amigo de Patrick, es más trabajamos juntos en el diario. En realidad este aniversario de los atentados pasaron desapercibido en todos lados, pero a mí me hizo recordar muchas cosas.

Sam dijo...

Que suerte la de tu hermano haber viajado para las olimpiadas y qué lastima el haber vivido la experiencia de la bomba y de la mala organización.

De esas olimpiadas recuerdo poco porque estaba en primer grado y andba pendiente de otras cosas.

*No sabía que tu hermano trabajara en el diario... Je , pero ahora q m acuerdo me parece haber leído a otro Ortiz Bisso ( y yo que pensé q era una coincidencia de la vida) qué ilusa. Plop.

Alfredo dijo...

Bruno,

Hoy salio en la Tv aca en Atlanta que lo estan premiando al guardia que vio la mochila, dice que ha ganado todos los juicios con los periodicos que metieron la pata, y que lo arruinaron...

Parece que perdio todo, tuvo que empenar cosas...una tragedia, pero el gobernador lo premio hoy.

Espero puedas verlo en alguna noticia


Alfredo

Gracias por el comentario Alfredo. Hice una rápida búsqueda en la web pero no encontré nada nuevo. Más bien, si encuentras la información te agradecería que me la pasaras para hacer una actualización.