En defensa de la inolvidable felicidad... y otros

22:24 Bruno Ortiz B. 3 Comments

Hace unas semanas atrás leí en Del Chasqui al e-mail una reflexión de Ronny sobre cómo las radios con música del recuerdo (en particular La Inolvidable y Felicidad) formaban parte de una operación matemática en la que el resultado inevitable era hacer aún más triste el gris invierno limeño. Pues bien, desde este humilde espacio quiero salir en defensa de la música que allí se propala.

Lee la nota completa haciendo clic aquí.


3 comentarios:

Alfredo dijo...

yo nunca he podido con la hora del lonchecito

Ronny dijo...

Recuerdo a mi madre barriendo la sala de mi antigua casa de San Martín mientras escuchaba a Rocío Dúrcal; a mi padre cantando boleros de oro los domingos en la mañana cuando nos mudanos a San Borja; a mis hermanas pequeñas haciendo coros a las canciones de El Puma y Juan Gabriel. Tengo muchos buenos recuerdos de todas esas canciones que transmiten La Inolvidable y Felicidad pero más que rayos de luz, el hartazgo y las desmedidas repeticiones las han convertido en dolorosos puñales que atraviesan los tímpanos sin ningún control. Critico la proliferación de radios que repiten pena tras pena en cada canción. Le falta más alegría a esas emisoras, no es que yo no tenga buen ánimo mi querido Ortiz, sino que a nadie le gusta escuchar tanto penar (menos aún bajo un cielo gris).

Hola Bruno,
De un tiempo a esta parte, las radios limeñas están apostando a una simple fórmula: emitir música, tras música, donde la creatividad y el ingenio quedan a un segundo plano...
De ahí que hayan aparecido radios como la "Ñ", La Inolvidable, Felicidad y otros más.
A esta lista muy pronto se sumará Radio 1160, que dejó los espacios noticiosos y creativos para sólo soltar música.
Y después que no se inquieten los productores o, mejor dicho, dueños de radios con este comentario dado a la BBC por Leo Laporte: "La radio ha estado moribunda desde hace un par de décadas, el podcasting revive el arte de hacer radio".
Es cierto que Lima y los EE.UU son dos realidades distintas, pero soñar no cuesta nada...

Saludos,