Adiós a Las Vegas, parte IX

14:40 Bruno Ortiz B. 0 Comments

Parte del Strip










Muy cerca de las 12 del día subí al avión que me trajo a Lima. Un avión muy cómodo, y aunque iba casi lleno, no se presentaron los problemas del viaje de venida (por la cantidad de pasajeros habían vendido asientos por duplicado). Me tocó uno de esos aviones que tienen la pantalla de TV (con touchscreen) en el respaldar del asiento delantero y tuve las ocho horas de vuelo para ver Los Simpson, Friends, Little Miss Sunshine (me gustó), Pelotas en juego (muy graciosa) y escuchar algo de música. Claro que aún me moría de cansancio, pero el sueño ya se me había ido. Llegué a Lima tal como estaba planificado.

¿Qué me dejó este viaje a Las Vegas? Pues varias cosas. Primero, que es una ciudad bonita –o por lo menos The Strip-, que llama la atención por los hoteles, las luces, la manera espectacular con que hacen las cosas. Sin embargo, creo que The Strip es un lugar que, para quienes no nos gusta el juego, podemos recorrer a pie en un par de días. IMPERDIBLE: Los espectáculos gratuitos en la calle o al interior de los hoteles (son shows muy buenos). Además, vale la pena hacer el esfuerzo para ver alguno de los espectáculos pagados que allí se presentan.

A manera de efemérides: El lunes, que empecé realmente la chamba coincidió con el cumpleaños de Elvis Presley, un ícono de Las Vegas. Al día siguiente murió Iwao Takamoto, el creador del dibujo de Scooby-Doo.

Cumpleaños de Elvis en el Hilton










Otra cosa: Si tienes nariz sensible o no fumas, estás frito. Luego de mi estadía empezaron los días más fríos en Las Vegas. Entre la calefacción de los hoteles, el olor del cigarro dentro de ellos y el frío seco de la calle, tu nariz (y otras partes del cuerpo) pueden pasarte alta factura.

En lo personal, me parece un crimen traer niños a esta ciudad. Me dicen que hay muchas atracciones para ellos y demás, pero creo que es demasiada exposición. Exposición al vicio (el juego en los casinos y el cigarro en todas partes), a mujeres (en los casinos las azafatas usan vestidos muy sugerentes y en las calles la publicidad de prostitutas está en cada esquina) y demás. Además, hay algunos casinos que no dejan entrar a menores.

Exterior del mítico hotel Flamingo











Pese a todo, una buena experiencia más gracias al periodismo.

Fotos: Bruno OrtizTag Technorati: , ,
Tag Blogalaxia: , ,


0 comentarios: