Un último día realmente a las corridas, parte VII

18:26 Bruno Ortiz B. 0 Comments

Faltaban unos 20 minutos para llegar a la medianoche cuando llegamos al hotel Stratosphere. Les confieso que ya estaba cansado de ver hoteles, así que entrar a este no pareció nada extraordinario.

Vista noctura de Las Vegas










Ingresamos y subimos por unas escaleras eléctricas que nos llevaron a un segundo piso muy simpático. Era como estar en los pisos inferiores de una torre. En ese nivel habían tiendas, restaurantes, discotecas y, a un lado, la boletería. Allí puedes comprar boletos para ir a la parte más alta de la torre, visitar el restaurante (piso 106), estar en el mirador (pisos 108 y 109) o subirte a alguna de los juegos que allí arriba hay (pisos 109 y 112, checa las tarifas aquí). En la torre hay capillas (piso 103), tiendas, centros de convenciones (piso104), etc.

Una de las atracciones del Stratosphere









Sé que muchos me criticarán, pero yo llegué al hotel con la cena aún sin digerir. Eso sumado al temor por el tipo de atracciones que ofrecían hicieron que solo optara por subir al observatorio.

Tras los pagos correspondientes, una caminata algo larga hasta el primer punto de control y una revisión similar a la de un aeropuerto, pudimos subir por unas escaleras eléctricas hasta los ascensores que estaban en el tercer o cuarto piso (a estas horas y en estas condiciones estaba un poco desubicado).

Tomamos el ascensor y subimos hasta el piso 106 en un respiro y, lo mejor de todo, sin que uno se diera cuenta. El muchacho que trabaja allí nos aseguró que el elevador solo demora 37 segundos para subir o bajar.

Una de las atracciones más importante de la torre









Llegamos al restaurante y la vista de Las Vegas de noche fue impresionante. Subimos un par de pisos más y pudimos acceder al observatorio. Qué hermosa vista.

Como precaución, para evitar los suicidios, el observatorio tiene una reja y a continuación una especie de foso de aproximadamente un metro y medio de profundidad. Luego, una reja que se eleva como un metro más. De allí, la nada.

Con otros colegas nos divertimos mirando a los que se animaron a subir a las atracciones, las que funcionan solo hasta la 1 de la mañana.

La tercera atracción de la torre










Pasada esa hora emprendimos la retirada. Salimos del hotel, esperamos la camioneta y regresamos al Red Rock. Muchos teníamos que partir muy temprano en la mañana siguiente, así que esa madrugada sería muy complicada.

Fotos: Bruno OrtizTag Technorati: , ,
Tag Blogalaxia: , ,


0 comentarios: