Personal: Diez años del inglés

19:18 Bruno Ortiz B. 0 Comments

Otro temita personal: Este año se han cumplido diez años de la primera vez que tomé clases de inglés. Lo hice en el Instituto Cultural Peruano Norteamericano (ICPNA). Escogí la sede de Miraflores porque quedaba muy cerca de casa de mis papás. Lo que sucedió ese año me será muy difícil de olvidar.

Pese a que sabía alguito de inglés, decidí no tomar ninguna evaluación y matricularme directamente en el primer ciclo del nivel básico. Convencí de eso a mis papás diciéndoles que si iba a tomar todo el curso, prefería hacerlo desde el inicio para adaptarme completamente a la metodología.

Estaba por empezar mi tercer año de la universidad en marzo. En enero y febrero me matriculé en el primer horario (7:00 am – 9:00 a.m.) para no cruzarme con los escolares, que cuando son vacaciones siempre es más la bulla que hacen en ese tipo de clases que lo que estudian. Ya en marzo, tuve que inscribirme en el horario de 1:30 p.m. a 3:30 p.m. para empalmar luego de mis clases de la universidad.

Huraño como soy, recién hacia abril o mayo empecé a cruzar algunas palabras con otros chicos con los que compartía el horario. Poco a poco empecé a hacerme amigo de varios de ellos.
No puedo negar que formamos un grupo bien bacán. Espero que ahora que intento recordarlos, la memoria no me juegue una mala pasada: me acuerdo de Carlos Ramos (homónimo de un amigo del alma del colegio), estudiante de ecuación de la San Marcos, a Claudia Plasencia, estudiante de contabilidad de la Gracilazo, a Katherine y a Katya, así como a Milagrito, Pamela y a dos chicos más cuyos nombres no me acuerdo. Digamos que no me siento muy mal, porque estoy seguro que varios de ellos tampoco deben recordarme.

Recuerdo mucho a este grupo porque todos teníamos el mismo objetivo: aprender. Competíamos sanamente para ver quién sacaba la mejor nota, entre todos nos ayudábamos cuando no comprendíamos las cosas y hasta llegamos a intentar conversar en inglés durante los descansos para mejorar nuestra pronunciación.

Nerds, quizás estén pensando. Y quizás sea cierto, pero se siente muy bien estar rodeado de gente que quiere aprender y que te ayuda a hacerlo. Quizás por eso también procurábamos inscribirnos juntos para seguir compartiendo aula.

Pero lo más bacán fue que nuestra amistad trascendió las aulas del instituto. Fuimos un par del veces al cine Pacífico (quedaba cerquísima de donde estudiábamos). Con ellos vi, si mal no recuerdo, "La boda de mi mejor amigo" y "Loco por Mary". Dos películas que me vacilaron harto. Es más, ese año hasta fueron a casa de mis papás cuando celebré mi cumpleaños y la pasamos bacán.

Acabó el año y con él el ciclo. Todos pasamos con un promedio muy alto. Pero allí quedó todo. Para el nivel intermedio no en todos los ciclos estaba disponible el horario de 1:30 a 3:30 p.m. y ya todos los integrantes del grupo no podríamos coincidir en el mismo salón.

Inevitablemente el grupo se rompió. A lo largo de ese año me encontré por allí, muy de pasadita, con alguno de ellos. Conversamos un ratito, pero nada más. Nunca más nos volvimos a ver.
Medio a las patadas (por un problema con los horarios, la continuidad y la plata) terminé el intermedio… pero pronto volveré a matricularme porque debo reforzar más mi inglés.

Hace unas semanas, en realidad sin proponérmelo, me acordé de ellos y luego me di cuenta que hace 10 años los conocí, y hace 10 años de esta historia.

No sé que tan posible será, pero quizás alguno de los chicos de los que he hablado lea este post. Si es así, quiero que sepan que los recuerdo con cariño y si nos pudieramos reunir alguna vez sería bacán. Para contarnos qué ha pasado en nuestras vidas en estos últimos diez años.


0 comentarios: