Sociedad: Diez años después de la toma

18:06 Bruno Ortiz B. 0 Comments

Es una coincidencia que tanto el día de la toma de la residencia del Embajador de Japón por parte de terroristas del MRTA y el día de la liberación de los rehenes coincide con los cumpleaños de dos amigos míos. El sábado se recordó el décimo aniversario de la liberación. Y hoy martes, sin proponérmelo, pasé cerca del lugar de los hechos.


Recuerdo clarito el día en que tomaron la residencia. Regresaba a mi casa y mientras buscaba una estación de música en mi radio portátil. De casualidad sintonicé una radio de noticias (CPN creo) en la que narraban algo así como una balacera. Seguí escuchando hasta que llegué a casa y allí pude cómo los periodistas estaban en las inmediaciones del lugar, cubriéndose entre los carros ante el temor de recibir un balazo.


Lo que sucedió hasta el día de la liberación es historia conocida. Pero recuerdo que a mi hermano, que en ese momento trabajaba en deportes, lo mandaron a cubrir a la residencia. No me acuerdo la razón, pero me mandaron a entregarle algo. Y yo, un estudiante de comunicaciones sin la menor idea de que un par de años más tarde empezaría a trabajar en un diario, quedé impresionado al ver la cantidad de gente en el lugar, todos allí reunidos a la espera que pase algo.


También recuerdo claro lo que pasó cuando fue la liberación. Estaba en mi casa y después de almorzar me había echado a tomar una siesta. De pronto algo me hizo despertar e ir al cuarto de mi mamá. Cuando llegué allí la vi en silencio, mirando la televisión. Las imágenes mostraban el humo que salía de la residencia. Recién había empezado el operativo. No nos despegamos más de la tele hasta bien entrada la noche.

Sin proponérmelo, diez años después regresé al lugar. Una comisión hizo que camine a solo una cuadra de la ex residencia. La curiosidad me hizo acercarme. Todo está ahora muy tranquilo. Tan tranquilo como antes de la toma. Ahora la residencia del embajador ya no está allí. Todo ese terreno lo están vendiendo. Diez años después es como si en este lugar nada hubiera pasado.
Foto: Bruno Ortiz B.


0 comentarios: